jueves, 6 de febrero de 2014

BUÑUELOS DE ESCAROLA


Cuando tenéis delante vuestro una escarola y no queréis hacer ensalada...no os viene a la mente la pregunta de: ¿Qué ..... hago con esto? Y si a la escarola la acompañas con un montón de verduras que tus hijos no quieren ver ni por asomo...la cosa se complica. ¡QUÉ HAGO DE CENA! (resuena por vuestra cabeza)...
Tenéis dos opciones: llamáis al chino o bien hacéis estos buñuelos de escarola.  Después  de que nosotras hubiéramos llamado unas trescientas veces al chino vino Mireia (una mamá del cole de nuestros hijos) y nos dió la solución a la crisis escarolil.  No ofenderse amigos orientales, seguimos admirando vuestro arte culinario para hacerles comer verduras a los niños pero esto sale más baratito.
Madres, abuelas o tias o cualquier otra persona que tenga la árdua tarea de hacer comer en un mismo plato todo este compendio vegetal, mirad a continuación bien todo (fotos e ingredientes) porque no tendréis tiempo de hacerlo en directo porque una vez hechos...ESTOS BUÑUELOS VUELAN!


Ingredientes:
(para unos 25 buñuelos aproximadamente)

Media escarola
1 cebolla grande
1 pimiento verde
3 tomates pequeños y maduros
1 pimiento rojo (no muy grande)
1 berenjena
1 calabacín
2 zanahorias
Harina
Huevo
Sal
Aceite de oliva suave (para freir)



Preparación:
  1.  Picar bien pequeño todas las verduras (excepto la escarola).
  2. Poner aceite a calentar en una sartén y pocharlas.
  3. Mientras se hacen, preparamos la escarola: lavarla bien y escurrirla (que quede bien seca) y picarla muy pequeña. Reservar.
  4. Una vez tenemos listas las verduras, escurriles el exceso de aceite (pero que no queden muy secas). Ponerlas en un bol y mezclarlas con el huevo. Batir hasta que esté bien integrado. Ahora hay que incorporar la escarola y volver a mezclar.
  5. Poner abundante aceite a calentar.
  6. Añadir harina poco a poco a la mezcla hasta conseguir una masa que no quede ni muy líquida pero tampoco muy espesa.
  7. Coger porciones de la masa con una cuchara sopera y freir hasta que se doren.
  8. Escurrir de aceite los buñuelos en papel absorbente.
Estos son los espectaculares buñuelos...¡ya veréis!



 P.D.: Escondedlos hasta la hora de cenar porque sino os toca llamar al chino   XD

3 comentarios:

  1. Entrada divertida para una receta más que peculiar a la vez que deliciosa; yo los he probado, al igual que mis hijos y estan de rechupete, os la recomiendo a todos

    ResponderEliminar